Encuentra con Google !!

Google

viernes, 5 de agosto de 2011

Seguirillas de Tomás el Nitri



Se le había cumplío el gusto
a esas malignas lenguas
como permitan que la maldiciera
undebel de los cielos
que rabiando muriera

En este rinconcito dejadme llorar
que se me ha muerto la mare de mi alma
y no la veo más

oleaítas, madre, de la mar
qué fuertes venéis
os habéis llevado a la madre de mi alma
y no la traeis

ya viene la requisa
ya suenan las llaves
y a mí me llora mi corazoncito
gotitas de sangre