Encuentra con Google !!

Google

domingo, 21 de noviembre de 2010

Mando que en sesenta días abandonen los caminos...

Estando yo preso en Cai
yo me sentaba en el mío petate
y me ponía a cavilar
y yo no siento lo que yo "iba" pasao
si no lo que me queaba a mi que pasar.



Las historias de la cárcel son curiosas. A mi me provocan una profunda curiosidad. Y a veces se tratan con demasiada ligereza. Cada persona es un mundo y cada acción tiene una película, un largometraje detrás.

Recuerdo una vez que estuvimos hablando de estas historias estando en la playa unos amigos. Unos decían que las penas tenían que ser más largas y duras. Otros decían que la cárcel era muy dura, y que nadie sabía lo duro que es pasar un tiempo en la cárcel, por poco que sea.

De repente alguien que estaba allí al lado de nuestro grupo en la arena tomando el sol se acercó y nos dijo: "yo acabo de salir de la cárcel". Y de ahí surgió una conversación que nos dejó a todos sin palabras. A veces no nos damos cuenta de lo peligrosa que es la desinformación y la ignorancia. Hoy en día es quizás más importante que nunca. Cuando tenemos el poder de hacer cosas a nivel global, pero no queremos (porque sí podemos) tener la información y la educación para saber las consecuencias, positivas o negativas, que puedan tener.