Encuentra con Google !!

Google

viernes, 5 de noviembre de 2010

Bulerías de Juan el Camas

De lo que más me gusta de Pata negra y, cómo no, de Juan el Camas. La verdadera alegría de las fiestas.




Ay esos pelos, ahí os veo
arrastrándoos por el suelo.
Coge ese perro, coge ese gato
y con disimulo los metes en el saco.

La otra tarde yo vi una nave,
muy chiquetita, muy redondita y muy luminosa,
y han venido y me han avisado y, tras, tras, tras,
me han comunicado y no lo puedo remediar.

Extraterrestre,
vente aquí con nosotros y ponte morado
de este mollate de Umbrete.

No se puede remediar el llanto de corazón:
Es que la olla ande vacía,
y nosotros jugando y cantando y haciendo son.
No nos interesan
las cosas modernas que sacan todos los días.
Cada día es más caro todo y es más difícil vivir.
¿A dónde me voy a najar yo?
Ay, que no puedo aguantar más aquí.

Mi jaca torda lucera y bravía,
luciendo su talle graciosa y juncal,
va mi talante lleno de alegría,
y a la romería dolorcilla va.
Qué hechizo tuvieron tus ojos,
aquellos ojitos de verde mirar.
No me mires mal que me pongo a llorar.

Nos endiñen y nos den,
y nos equivocamos otra vez.

Las viejas le han dicho a las jóvenes:
“Cómo tenéis la tuerca, y apretársela,
porque ahora se hartan los jóvenes
de jamón de patanel, patanel”.
Ay, qué bien me cae a mí el jamón
de patanel, pata negra viva ya.

Pastoras pastorais:
El ganado a la laguna
y echad pronto bien ataditos los morrales,
que ya está Manuel en la cuna.
Para Belén caminaban 2.000 portugueses
y 200 franceses bailando calé,
caminaban la Virgen María
con el patriarca el señor san José.